Tú sin buscarlo y de repente aparece, no es como te lo habías imaginado, pero la realidad a veces supera la ficción.

Es tu historia de amor, imperfecta, especial, única y diferente a las demás.

Y llega vuestro gran día, los nervios a flor de piel, las miradas cómplices, sonrisas, besos, abrazos y amor, mucho amor…

Me encantaría vivir esta alegría con vosotros.

¿Me dejáis contar vuestra historia?